domingo, 20 de abril de 2008

Diario de Jan, capítulo II "La base es el respeto"

¡Hola! Soy Jan, de nuevo os vengo a explicar una historia.



Jaspi, es un mirlo macho. La explicación de su nombre se debe a mi tía, bueno la tía de mi padre adoptivo, que durante mas de un mes hizo de madre alimentándolo cada horita hasta que se ponía el sol. Las primeras plumas que le salieron eran jaspeadas y de ahí le vino el nombre.






Jaspi fue creciendo pero cuando hizo los primeros intentos de volar, nos percatamos que algo le fallaba. El veterinario nos saco de dudas, al parecer tenia la cadera rota y mal soldada, posiblemente a causa la caída del nido cuando lo encontramos agonizando junto a su hermanito ya muerto. Por lo que oí comentar a mis papis, posiblemente murió deshidratado, ya que Jaspi se reanimo rápidamente al darle agua.




Así entro en casa y ante el temor de que fuera presa de algún gato debido a su dificultad para volar, se decidió por unanimidad que se quedara a vivir con nosotros…bueno a Grim y a mi no nos consultaron, pero nos llamaron a los dos y muy serios nos dijeron que formaba parte de la familia.


Al principio Grim, mi hermanito lo hacía correr por toda la casa y Jaspi se escondía con solo oír sus pasos…sabía distinguir los suyos de los del resto de la familia, y yo no veia con buenos ojos que se pusiera encima de la pantalla del ordenador, siempre que mi padre trabaja en el, mirando con mucho interés las imágenes. A mi también me hubieran interesado pero nunca me dejaron subir a la mesa.




Poco a poco nos hicimos los tres muy amigos, Jaspi siempre venia a nuestro lado, no le gustaba quedarse solo, sobre todo cuando nuestros padres no estaban en casa; incluso en algunas ocasiones dormía junto a nosotros en el sofá o donde estuviéramos…Yo antes pensaba que eso de buscar la compañía, era cosa de los hombres y los perros, pero ahora me doy cuenta que todos necesitamos un poco de afecto





Ahora ya tiene cuatro años y es un poco abuelo, tengo entendido que en su hábitat acostumbran a vivir una media de tres años. Es curiosa la capacidad de adaptación, sus interacciones y complejas relaciones entre el y toda la familia; Grim que es el mas celoso de todos, intenta siempre que puede comerse mi comida y la de Jaspi; la mía se puede entender, ya que comer siempre, pienso y golosinas de régimen es duro; le gusta mucho mas el mío, pero que se coma el de pájaro, seguro que es por puros celos.




Para colmo tanto Grim como yo preferimos el agua de la bañera de Jaspi, no se…es como más buena. Ah! Se me olvidaba, a los tres nos pirran los boquerones, así que ya os podéis imaginar la movida que tenemos cuando tocan boquerones para cenar.





A primera vista parecería que en la casa reina la paz y la armonía, pero no siempre es así, a veces nos tenemos que quedar nosotros tres solitos en casa porque parece ser, que aquí los humanos, poco tolerantes como de costumbre, no permiten pasear mascotas ni nada parecido en autobús, ni metro, ni restaurantes.



Delante de tanta injusticia y para no caer en una depresión, tan pronto nos quedamos solos empezamos a poner en práctica nuestras fechorías predilectas. Grim se dedica a esconder todos sus huesos y tesoros debajo de todo lo que pueda levantar, alfombras, mantas, forros…lo que sea que pueda tener algo escondido debajo. Jaspi lo primero que hace es localizar nuestras comederas y lanzar las bolas de pienso lo mas lejos posible para alegría de Grim que aparte de hincharse a comer no da abasto en guardar pienso en sus escondites. Yo como ya debéis suponer ya no me dedico a estos juegos infantiles, me lo paso mucho mejor buscando calcetines, bragas y calzoncillos, limpios o por limpiar, da lo mismo, no soy exigente y los amontono todos juntos como un florero…me encanta ver la cara que ponen mis papis cuando ven tan prodigiosa obra.



En fin creo que nuestros padres con asear nos, alimentarnos y sacarnos a pasear, prácticamente ya no les queda tiempo para otras cosas….pero creo que en ningún momento se han arrepentido de abrirnos la puerta de su casa.
Fotografías de: Franki

12 comentarios:

Luciernaga dijo...

Estupendas las fotos y la historia desde el punto de vista perruno de como conviven en paz diferentes especies (perros, mirlos y humanos) en una casa. Hay tantos puntos de vista ...

§ 555 §

Black Eagle dijo...

Saludos Imagine. me encantó el relato y las fotos, como siempre.

mi despertar dijo...

Tu blog es arte total y las palabras van justo a medida.te felicito y gracias por tu comentario. Si me siento tal cual escribo
besos

Lydia dijo...

Que bonitos perros que tienes, ay, que guapos... Me encantó esta historia, la disfruté hasta la punta de mis dedos de pié. Me encantan las historias contadas por perros o gatos. Y que bonito pajaro...que preciosidad. Que monada! Me los comeria a todos de besitos. Gracias por esta bonita historia y por las fotos tan encantadoras.

Un beso,

Trenzas dijo...

¡Envidia tengo, cachis...!
:)
Hace tiempos tenía perros y gatos y palomas viviendo juntos. Siempre se llevaron bien; por sus propios méritos y porque cuando no hay hambre, los animales no se atacan.
Lo de correr unos detrás de otros, es más bien una manera de delimitar territorios o de juego que verdadera agresividad.
Claro que, cuando las fuerzas son tan desproporcionadas, suceden "accidentes"
Me ha gustado muchísimo. Jan es un excelente perro; comprensivo y buen escritor.
:)
Molts petonets per a ells i per a vosaltres tots...!

la granota dijo...

Qué preciosidad!

Y una pregunta. ¿ese jaspi ha aprendido a hacer sus necesidades donde debe?

claudia dijo...

jaajajajj que lindoooooo!!!
me encantó como lo contaste, y además esas caritas de los perritos, y ese jaspi precioso!

yo encontre hace muchos años un gorrioncito herido, me lo lleve a casa, no tenia otros animales en este momento, y vivia feliz, a los saltitos por la casa, pero se me murio empachado, el pedia comida, y yo le dabaaaaaaa, ayyy pobrecito
en fin, al menos murio con la panza llena, y no en la boca de ningun gato callejero :(

besooooooooos
claudia

Metis dijo...

que buen cuento, dan ganas de tener mascotas. lo que me extraña que todavia sigue tan fresco el pajarito con esos dos leones.

besos

Ka Moscol dijo...

me encanto la historia y las fotos divinas! asi me da ganas de que mi perro se reprodusca.

Fab dijo...

Hermosa historia Jan!!! Vaya suerte que tuvieron ustedes tres al tener esos dueños.

Mándale un abrazo a Jaspi!!! ;-)

Isabel Romana dijo...

Me ha gustado mucho conocer a esta familia tan bien avenida. Porque, en definitiva, ¿cómo podría llamarse familia a una familia que no se pasara el tiempo quitándose y escondiéndose cosas? Pero bueno, no os paséis... Saludos cordiales.

Miguel Schweiz dijo...

Maravilloso, qué hermoso Imagine, es realmente conmovedor. Gracias por traer esta historia real tan conmovedora.
Un fuerte abrazo